Puede que al ser la web de una escuela de Biodanza eches de menos fotos en las que sale mucha gente abrazándose, dándose la mano o con los brazos en alto.

Aquí vas a encontrar pocas fotos de esas, al menos, por el momento.

Tampoco vas a encontrar nuestra lista de valores y propósitos para cambiar el mundo con la biodanza.

Ni siquiera vas a encontrar la típica definición de biodanza que en realidad muy poca gente entiende de primeras. Podríamos ponerla, pero nos vamos a arriesgar a suponer que sabes lo que es. 

Lo vamos a suponer porque, si estás mirando la página web de una escuela de biodanza, es bastante probable que la conozcas. También que te guste y que hayas hablado por ahí de ella.

Entonces, al decir a tu gente querida que haces biodanza, te habrás encontrado con la temida pregunta de «¿bio qué?» o «¿eso qué es bailar a tu bola como te apetezca?»

Este es el fatídico momento en el que cualquier persona que hace biodanza se las tiene que ingeniar para explicar qué es eso que hace en las clases que le gusta tanto y le sienta tan bien.  A ver cómo se lo explicas a tu amiga o a tu compañero de trabajo sin que piense que estás más pa’llá que pa’cá, que eres medio hippie o que haces cosas raras en tu tiempo libre.

Lo primero que queremos que sepas de esta escuela no es lo que vamos a conseguir en el mundo. Tampoco que hacemos talleres maravillosos donde la gente baila, se encuentra y se vincula.

Lo primero que queremos que sepas es cómo entendemos la biodanza. No su definición teórica, sino como la entendemos desde nuestra vivencia.

Hay tres cosas que queremos que sepas de esta escuela y esta es la primera.

Lo básico y fundamental para nosotras es que Biodanza es un sistema que repara el vínculo y la conexión humana. Casi ná.

Esto es lo esencial que debes saber de cómo la entendemos. El resto te lo contamos de forma sencilla y para que todo el mundo se entere en un audio que dura menos de 9 minutos. Se lo regalamos a las personas que entran en nuestra lista de correos. Si te ha picado la curiosidad, más abajo te explicamos cómo conseguirlo.

Lo segundo que queremos que sepas es que esta escuela no está configurada por un equipo directivo. Tampoco por un equipo multidisciplinar. Somos un grupo de comadres para las que lo más importante es el vínculo que nos une, un vínculo resultado de hacer biodanza juntas.

Por qué nos llamamos comadres y de dónde viene el vínculo que nos une, es decir, el cotilleo, te lo contamos en la pestaña de arriba donde pone COMADRES.

Ahora que sabes que somos un grupo de comadres, entenderás que hablemos de «nosotras» en esta página.

Y por último, vamos con el tercer punto que queremos que sepas de esta escuela.

Se llama MALAC. 

Malac es el nombre de una diosa fenicia. También se la conoce como Noctiluca que significa “la que pone luz en la noche”.

De Malac viene el nombre de Málaga. La gente piensa que viene del árabe Malaka. Lo que no sabe la gente es que Malaka viene de Malac. Tampoco que Malac era el nombre de una diosa.

Estas cosas no sólo no se saben, sino que se dan por cierta otras que no lo son.

Lo mismo que pasa con la diosa Malac pasa con la biodanza, que hay cosas que no se saben de ella y otras que se dan por ciertas cuando no lo son. Nosotras queremos poner luz en esas cosas, tal como la diosa Malac lo hacía en mitad de la noche.

Pero sobre todo lo que queremos es danzar y vincularnos. Y sentir, sentir la vida al completo. Por eso hacemos biodanza.

De estas cosas y de muchas otras sobre los vaivenes de la vida hablamos en los correos que enviamos los lunes al atardecer a la gente que está dentro de nuestra lista de correos.

Ahora es cuando descubres lo que tienes que hacer para recibirlos y conseguir el audio donde te explicamos con detalles qué es para nosotras la biodanza.

Escribe a malacdanza@gmail.com y te lo enviamos. Eso para empezar.